Montar un NAS eficiente con Raspberry Pi

Somos muchos los que tenemos más de un ordenador en casa y, ante la ausencia de un NAS con el que compartir ficheros en red, andamos compartiendo carpetas en nuestros equipos. Si bien esta solución es plenamente funcional y evita que tengamos la información repetida en nuestros ordenadores, no es extremadamente eficiente porque implica que tengamos que tener encendidos los ordenadores para acceder a la información y, por tanto, implica gasto en consumo eéctrico.

Raspberry Pi, además de ser un ordenador de bajo coste, tiene un consumo eléctrico muy muy bajo y, por tanto, puede ser la base sobre la que construir un NAS de bajo consumo y eficiente desde el punto de vista del consumo energético. ¿Y qué tenemos que hacer? Como nos podemos imaginar, para construir nuestro NAS necesitaremos una placa de Raspberry Pi, su fuente de alimentación, un disco duro USB para conectarlo a la placa y la tarjeta SD con el sistema operativo (fundamental para arrancar el sistema).

Una vez arrancado el sistema procederemos a la instalación del disco duro de forma que cada vez que arranquemos la Raspberry Pi lo tengamos disponible.

En primer lugar introduciremos lo siguiente en la consola de comandos;

dmesg

Y obtendremos la ruta del disco duro. Normalmente será /dev/sdx1 o /dev/sdx2 donde x puede ser a o b que dependerá de los discos duros conectados.

Ahora crearemos el directorio por el cual accederemos al disco duro, introduciendo el siguiente comando:

sudo mkdir /media/USB

Yo he utilizado este directorio pero se puede crear cualquier otro. Utilizando el dato anterior, editamos el archivo fstab:

sudo nano /etc/fstab

Y añadimos la siguiente línea al archivo, reemplazando sdx1 por el dato que hemos obtenido anteriormente.

/dev/sdx1 /media/USB vfat rw,user,auto,umask=000 0 0

Guardamos el archivo y si quieres empezar a utilizar el disco duro sin reiniciar, puedes escribir la siguiente línea en la consola de comandos:

sudo mount -a

Ahora cada vez que arranquemos, nuestro disco duro se encontrará en la ruta /media/USB.

Una vez que ya tenemos acceso al disco duro, procederemos a la instalación de Samba.

Samba es una implementación libre del protocolo de archivos compartidos de Microsoft Windows para sistemas de tipo Unix. Samba Sirve para compartir datos en una red local. Para instalarlo en la Raspberry Pi procederemos a escribir lo siguiente en la consola de comandos:

sudo apt-get install samba samba-common-bin

Realizamos una copia del archivo de configuración de Samba ya que lo vamos a modificar.

sudo cp /etc/samba/smb.conf /etc/samba/smb.conf.old

Editamos el archivo de configuración de Samba

sudo nano /etc/samba/smb.conf

Y añadimos al final del archivo las siguientes líneas

[NombreNAS]
comment = Disco USB
path = /media/USB
writeable = Yes
create mask = 0777
directory mask = 0777
browseable = Yes
valid users @users
force user = pi

Guardamos el archivo y añadimos el usuario pi a los usuarios de Samba

sudo smbpasswd -a pi

Ponemos la contraseña dos veces y el usuario pi se añadirá a la lista.

Reiniciamos Samba con la siguiente orden:

sudo /etc/init.d/samba restart

A partir de este momento, el disco duro será accesible desde todos los dispositivos que tengan acceso a la red.

Este mismo proceso es válido para compartir un pendrive USB.


Back to Top
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando acepta el uso de cookies. OK | Información