Montar un supercomputador con Raspberry Pi

No hay que olvidar que el origen de Raspberry Pi es la educación y, por tanto, es un proyecto que está orientado a la enseñanza de ciencias de la computación en aquellos lugares en los que la adquisición de tecnología puede suponer una importante barrera de entrada a este tipo de disciplinas. La educación superior también puede ser un buen ámbito de uso de Raspberry Pi y un buen ejemplo de ello es Iridis-Pi, un proyecto llevado a cabo por la Universidad de Southampton para introducir a sus alumnos en el mundo de la computación distribuida y la supercomputación.


Supercomputador

¿Y qué es Iridis-Pi? Iridis-Pi es un supercomputador realizado con 64 nodos (cada nodo es una placa Raspberry Pi) en los que se ha instalado la distribución Debian Wheezy (que se puede descargar en la web del proyecto Raspberry Pi y viene adaptada para esta placa), se han unido entre si a través de la tarjeta de red Ethernet que se incluye y, mediante tarjetas SD, aúnan 1 TB de espacio de almacenamiento.

Tan pronto como nos pudimos hacer con suficientes placas Raspberry Pi, nos planteamos si era posible unirlas y crear una supercomputadora. Desarrollamos todo el software necesario a partir de la imagen de la distribución Debian Wheezy y hemos desarrollado una guía para que cualquiera pueda construirse su propio supercomputador.

Si bien no todo el mundo puede gastarse los 4.000 dólares que cuestan los materiales necesarios para construir este supercomputador (es decir, unos 3100 euros), la Universidad de Southampton ha publicado las instrucciones necesarias y los pasos a seguir para poder desarrollar el proyecto para que éste pueda desplegarse en otros centros educativos para experimentar o aprender más sobre supercomputación y computación distribuida, una iniciativa bastante interesante para despertar el espíritu hacker en los estudiantes y que puedan aprender de una manera mucho más práctica.

La primera prueba que hicimos fue calcular el número Pi sobre Raspberry Pi usando MPI, una prueba que es bastante común dentro de los test iniciales a los que se someten los supercomputadores.

Para completar el proyecto, el Profesor Simon Cox, uno de los integrantes del equipo, tuvo como ayudante a su hijo de 6 años que fue el encargado de diseñar, mediante piezas de Lego, el bastidor que soporta las 64 placas.

Un interesante ejemplo de aplicación de Raspberry Pi que puede mejorar, sensiblemente, la enseñanza en la Universidad.

Este artículo ha sido publicado por JJ Velasco en la página http://hipertextual.com/2012/09/supercomputador-raspberry-pi

Back to Top
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando acepta el uso de cookies. OK | Información