Montar disco duro USB

Partiendo de la base de que queremos la Raspberry Pi como centro multimedia, es evidente que con una tarjeta microSD no vamos a tener suficiente, por muy grande que sea. A día de hoy, cualquier película FullHD con sonido DTS 5.1 que se precie, viene ocupando unos 10-15 GB, así que nos va a hacer falta casi con total seguridad un disco duro USB de, mínimo, 500 GB. Habrá quien se pueda apañar con 128 GB, pero este tutorial sirve igual para discos duros como para pendrives de cualquier tamaño.

Elegir el tipo de disco duro USB

Es uno de los puntos más complicados porque todo tiene sus pros y sus contras. Podríamos catalogar las posibilidades en 3 grandes grupos: pendrive, disco duro USB de 2.5″ y disco duro USB de 3.5″. Dependiendo de dónde vayas a colocar todo el invento, te será de mayor o menor prioridad el tamaño físico del disco. Pero más allá de eso, que siempre puede ir detrás de la tele sin que se vea mucho, la clave es elegir entre alimentación externa (red eléctrica) o no (alimentado por el propio USB).

Un pendrive, por grande que sea, no consume tanta energía como para que la Raspberry Pi no pueda con él, así que es la opción más minimalista si la capacidad no es un problema (que lo acabará siendo). Sin embargo, si nos vamos a discos duros de más de 256 GB, nos empezamos a meter en el peligroso umbral de la autoalimentación. Generalmente un disco duro USB de 2.5″ no trae alimentación externa, coge la energía necesaria del ordenador al que está conectado. El problema es que la Raspberry Pi no es capaz de alimentarse a sí misma y a un disco duro de 500 GB con el cargador de 2A. La solución para este caso es comprar un HUB USB con alimentación externa. Con esto ganamos más puertos USB y además alimentación extra para dispositivos que la RPi no es capaz de mover con su propia energía.

Pero ya puestos a ocupar un enchufe más, yo prefiero un disco duro USB de 3.5″ con alimentación externa. Son más fiables, más duraderos y, normalmente, más baratos en igualdad de capacidad. La pega es que es bastante más grande (unas 4 veces la propia RasPi) y quizá en algún salón es realmente un estorbo. Además el HUB USB me parece excesivo ya que disponemos de 4 puertos USB de serie que, en general, son más que suficientes.

Seguir leyendo el tutorial | Carpe Diem

Autor: McLarenX

Be Sociable, Share!

About The Author